martes, 12 de abril de 2011

Aquel dibujante.


Pues sí. Son míos los famosos dibujos de aquellas láminas con las diecinueve cofradías que tantas vueltas han dado. Aquellas témperas estuvieron pensadas para hacerse sobre pergamino, por eso imitan un poco los grabados decimonónicos, aunque al final se hicieron en papel vulgar.

Y digo que son míos, porque todavía hay quien me lo pregunta, y porque en las lámimas no aparece el nombre del autor por ningún lado, al que ni siquiera invitaron a la presentación de la obra. También comencé la tradición de elaborar las invitaciones al Pregón de Semana Santa en papel verjurado con dibujos a lapicero, que intercalamos mi amigo Miguel Ángel Soria y un servidor. A la derecha, el primero de la serie, el Atado a la Columna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada